Sobre este proyecto

Zona de estudio juvenil y composición de estantes

Referencia: IH133

Zona de estudio juvenil doble

 

Una buena zona de estudio juvenil debe contar principalmente con cuatro cosas: Luz, comodidad, amplitud y espacio de almacenamiento. La luz viene dada por las características de la habitación, así como por la iluminación artificial que elijamos; la comodidad la proporcionan las sillas adecuadas; pero la amplitud y el espacio de almacenamiento lo debe de garantizar un buen conjunto de mobiliario capaz de adaptarse a las características de la habitación. Nos referimos tanto al tamaño como a los colores, pues los muebles no deben dejar de ser un elemento clave en la decoración y la estética de cualquier estancia.

Ante todo, debemos procurar que nuestra elección sea lo más funcional posible, pensando en todo momento en sus diferentes usos. En el caso de las zonas de estudio juvenil, el objetivo está claro: facilitar en la medida de lo posible la concentración, la comodidad y el acceso a los útiles y libros almacenados. Para ilustrar esto, nos hemos decantado por dar un punto de dificultad a la escena, la cual muestra un dormitorio doble, por lo que la zona de estudio también debe cubrir doblemente su función.

Como vemos, la amplia encimera está sostenida en sus laterales por dos módulos bajos formados por un hueco y cajones con tiradores, y un módulo compartido en el centro, Sobre esta, se dispone un conjunto de estantes diseñado a nuestro gusto, con diferentes compartimentos que aportan un plus de organización, sin dejar de resultar decorativos gracias a su configuración, la cual además separa el espacio con un módulo que sobresale por la parte inferior central.

Y como no, no debemos olvidar que la zona de estudio suele ser, además, un sitio para el juego y la diversión, razón de más para poner uso nuestra capacidad creativa en esta zona de estudio juvenil.

escritorio ih133
Categoría
Habitación juvenil