Sobre este proyecto

Dormitorio Juvenil Cama Abatible Puertas Batientes

Referencia: IH179

Vamos a romper los esquemas

 

La configuración tradicional de los muebles de dormitorio nos obligaba a que la posición de los mismos fuese prácticamente predefinida. Esto daba muy pocas oportunidades de poder aprovechar la habitación para más usos, o simplemente, crear un espacio multifuncional a medida de nuestras preferencias. De este modo, sabemos que una cama debía de aparecer exenta y, a ser posible, en mitad de la habitación acompañada siempre de una mesita de noche; el armario era una pieza aparte y de haber zona de estudio, esta debía situarse pegada a una pared… Pero ¿por qué no romper los esquemas?

De los miles de ejemplos posibles, hemos seleccionado este dormitorio juvenil. Por supuesto, lo primero que debemos de tener en cuenta son las preferencias del joven huésped y en este caso la principal premisa a seguir fue la de crear un espacio abierto y diáfano para los ratos de ocio durante el día. Por ello se optó por una composición en la que todos los muebles se apoyaran en el mismo muro y sobresalieran el mínimo posible, pero abarcando el máximo de funcionalidad.

El elemento clave lo conforma una cama abatible horizontal cuya parte superior contiene un armario de puertas batientes. Este mueble cumple de la manera más eficiente posible con la misión de aprovechar el espacio, pues por sí solo realiza las funciones de descanso y de almacenamiento, sin invadir el centro de la habitación. Si accedemos al armario mediante sus cómodos tiradores, descubrimos la gran capacidad de almacenamiento de este, pues cuenta, además de con amplios estantes, con dos percheros extraíbles que aprovechan todo el espacio interior al alojar las prendas y sus perchas de una manera frontal.

De la cama abatible parte el resto de mobiliario, conformado por unos estantes en la parte alta, cuyo diseño permite alojar muchos más objetos de una manera igualmente estética, y una zona de estudio en la parte baja. La zona de estudio se compone de tres módulos colgantes: uno con puerta batiente, otro sin puertas y el tercero con puerta abatible de fácil apertura gracias al sistema de compases. Del módulo central parte la encimera, que por tanto no aparece apoyada a la pared, sino saliendo de ella para que el escritorio sea accesible por sus dos lados más largos, permitiendo así que sean dos los usuarios que puedan utilizarla simultáneamente.

De esta manera, hemos configurado un dormitorio que rompe totalmente con los esquemas tradicionales, mejorando notablemente la disponibilidad de espacio e imprimiendo una estética acorde a los nuevos tiempos.

 

Categoría
Habitación juvenil