Sobre este proyecto

Armario sencillo tres huecos

Referencia: IH181

UN MUEBLE PARA TODOS

 

El descanso diario de nuestro bebé sucederá principalmente en la cuna, hasta que este crezca y necesite una cama. Por ello, la mejor y más económica opción pasa por adquirir un convertible compacto con el que veremos cómo un dormitorio infantil se transformar en un juvenil sin dificultad. Sin embargo, este mueble puede ofrecernos aún más posibilidades que harán que no sólo acoja a un solo huésped, sino que responderá perfectamente a nuestras necesidades en caso de que la familia crezca e incluso en casos de visitas adicionales.

Esto se consigue incluyendo el sistema BOX en nuestro convertible compacto, como se puede apreciar en las imágenes. Al inicio, contamos con el compacto en modo cuna, provisto en su parte superior de dos módulos, de los cuales uno incluye cajones y el otro no, y en su parte inferior de cuatro cajones sistema BOX sobre la base que guarda una cama de arrastre. Al crecer el bebé, del convertible obtendremos una cama, una mesita de noche y un escritorio complementado por la cajonera y un módulo de colgar. En este caso, podremos reapilar los módulos BOX de distinta manera en caso de que la cama nos parezca demasiado alta o prefiramos un mueble auxiliar tipo sifonier para guardar nuestras prendas.

ero imaginemos que llega otro bebé. ¡Ningún problema! los módulos BOX se transforman fácilmente en la base para una nueva cama, mientras el resto de componentes vuelve a transformarse en cuna. Y como sucedió previamente, la cuna acogerá al nuevo bebé solo hasta que este crezca, así que le proporcionaremos su nueva cama desmontando de nuevo la cuna, recuperando el escritorio e incorporando el colchón.