No te vas a creer lo que hace esta cuna convertible

Tenemos muy claro que la principal ventaja de una cuna convertible es la gran versatilidad, al proporcionarnos de una tacada una solución de amueblamiento para nuestros hijos según van creciendo, sin necesidad de ir cambiando o comprando más muebles.

Pero en Idehábita vamos un paso más lejos, aumentando aún más la funcionalidad del sistema. Descúbrelo acompañándonos en un paseo por la vida de nuestra cuna convertible sistema BOX.

ETAPA 1

El bebé llega a casa y, aparte de una cómoda cuna donde acostarlo, vamos a necesitar un montón de espacio donde almacenar ropa y productos de higiene, así como un cambiador que nos haga más fácil la tarea de limpiar a nuestra niña o niño, aplicarle la crema, darle masajes… Siempre pensando en la comodidad, Idehábita incorpora en la cuna una barandilla móvil con cierre de seguridad y tres posiciones que van a dar mucho juego.

¿Pero qué hay de esas noches sin dormir porque el bebé está enfermo? Pues que haberlas las va a haber, y nos va a venir genial tener una cama auxiliar inferior para poder estar en la misma habitación mientras duerme.

ETAPA 2

Nuestro hijo ha crecido y se ha convertido en un niño que ahora necesita una cama, y en breve incluso una zona de estudio, así que nuestra cuna ahora evoluciona a una segunda forma dando lugar a todo lo que necesitamos para la habitación infantil. Aún seguimos contando con esa segunda cama auxiliar para invitar a algún amigo.

ETAPA 3

Si prefiere dormir en una cama más bajita, los cajones del sistema box que hacen las veces de base, se pueden apilar dando lugar a un xinfonier con cajones de superfondo.

ETAPA 4

Pero, ¿qué ocurre si nace otro bebé? ¿Compramos otra cuna? ¿Sacamos al otro niño de la habitación y volvemos a montar todo como al principio?

Con nuestra cuna convertible la solución es mucho más simple y económica. Solo hay que volver a convertir los cajones de superfondo en la base de una cama y montar la cuna como al principio. ¡Aún conservaremos la cama auxiliar!

ETAPA 5

Pasa el tiempo y nuestro segundo hijo también necesita una cama. No problema. La cuna vuelve a convertirse en el escritorio con el módulo de colgar y ya tendremos nuestra segunda cama. De esta forma, con una única solución de amueblamiento tendremos cubiertas nuestras necesidades durante mucho, mucho tiempo.

Ah, se me olvidaba comentarlo:

¡SEGUIMOS CONTANDO CON LA CAMA AUXILIAR PARA LAS VISITAS!

Igual llegado este punto, todavía no te lo crees. Mira el vídeo y te convencerás: